CEAR, DE LA ORDEN AGUSTINO RECOLETA AL MUNDO

El Espíritu Santo, desde su abundancia, nos regala a todos las personas y grupos humanos dones para que crezcamos como familia humana enriqueciéndonos mutuamente. A los religiosos agustinos recoletos nos ha hecho cuatro regalos, que llamamos carisma, para que los vivamos internamente y los compartamos: la relación de amor con Dios, sobre todo a través de la oración; la relación de amor con los hermanos con los que vivimos en comunidad; el servicio caritativo en beneficio de la Iglesia y de los más pobres de la sociedad y la conversión continua para que estos tres amores se renueven. A ti lector, queremos compartirte estos regalos. ¿Cómo? A través de los Centros de Espiritualidad Agustino Recoleta.

 

 

  

Los Centros de Espiritualidad Agustino Recoleta son ministerios con los que queremos compartir nuestro carisma como familia agustino recoleta. Queremos ayudar a los más necesitados de la sociedad, a los que están en búsqueda de sentido de vida y a los que buscan ser auténticos seguidores de Jesucristo. Les ofrecemos pedagogía de interioridad y de encuentro con Dios, procesos para generar fraternidad y redes solidarias a favor de los más necesitados. Estos centros, en los que utilizamos las siglas CEAR, se estructuran en cinco áreas de servicio: experiencias de crecimiento humano; experiencias de crecimiento espiritual desde la espiritualidad de san Agustín y de los santos agustinos recoletos; procesos de acompañamiento personal y grupal; acción social a favor de los más pobres y formación, especialmente para líderes y evangelizadores. El escudo de los CEAR tiene tres elementos, el corazón del hombre, el libro de las Escrituras y la cruz de Jesucristo. El corazón es el símbolo con el que indicamos lo más genuino de la persona humana: sus capacidades para razonar, para amar y para elegir de manera responsable y para construir un mundo mejor. Las Escrituras son la Palabra de Dios, indicaciones del Dios sabio para que los humanos realicemos la peregrinación de la vida con sentido y de la mano de Dios misericordiosos y providente. La cruz es el símbolo de los que queremos seguir a Jesucristo e indica que el camino de crecimiento humano y el seguimiento de Jesucristo es exigente y que tiene sentido en el amor de Dios.

 

te invitamos a que participes en las variadas ofertas de los CEAR. Ofrecemos formación en voluntariado social, talleres de eneagrama, retiros de silencio, espiritualidad agustiniana, redes para colaborar con los más necesitados, cursos, talleres y experiencias que te ayudarán a madurar como persona, a ser más auténtico seguidor de Jesucristo, a vivir de manera más solidaria con los pobres.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Artículos Destacados

SAN AGUSTIN Y LOS JOVENES

1/5
Please reload

Please reload

Please reload

© 2019 para Red CEAR.

Desarrollado por Panoramix.

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon