MI PRIMERA EXPERIENCIA CORAZÓN A CORAZÓN

Soy Katherine, tengo 28 años, de profesión Educadora Física y hoy en día sirvo para el CEAR, JAR y grupo Rosas de Santa Rita, este último brinda ayuda en instrumentos médicos, alimentos, compra de medicamentos a personas enfermitas, además se les acompaña desde la oración y la visita a las casas.

 


Mi primer encuentro corazón a corazón y donde descubrí el gran amor que Dios me tiene, fue en un retiro de silencio. Para ese día, llegue con mi corazón lleno de dudas, buscando cariño, buscaba sentirme completa y de tener esa conversación con Dios. Él por medio de su gracia hizo que regresara a mi corazón, me ayudo a descubrir lo que en el había, vacíos, pecados, estaba cargado de cosas fáciles y momentáneas. Lo más bonito fue poder darme cuenta, trabajarlo y salir con muchas ganas de ser esa persona diferente a la que entro, porque entendí que hay un Padre que siempre va a mi lado, que nunca me ha dejado sola y que todos los días me da las fuerzas para no caer en ese hombre viejo y que cuando caigo, Él me da su mano para levantarme y seguir.

 


El caminar en el CEAR ha sido de gran provecho personal y espiritual. Todo inicio con una inquietud de querer llevar la formación en los talleres que se ofrecían, esto hizo como menciona San Agustín “Conocerme, Aceptarme y Superarme”. Este proceso tiene mucho valor en mi porque Dios le dio un sentido a mi caminar, me regreso a la luz, me demostró que una vida junto a Él vale la pena y algo que me impacto fue que me demostró cuanto amor tiene por mí, soy consciente de que Él es el buen Pastor esperó su tiempo perfecto para ir por su ovejita perdida.

 

 


El poder llevar estas formaciones me ayudaron a tener ese encuentro, a crecer espiritualmente y también a ser servidora en el CEAR por medio de los TOAs. Hoy en día, veo como esto fue una herramienta utilizada por Dios para acercarme más a Él y algo que maravilla mi vida, es que por medio del servicio puedo ver como su gracia, trasforma la vida de las personas que asisten. Dios de un tema, una palabra, una canción, una frase se aprovecha para tener un encuentro cercano con sus hijos, estos talleres son un espacio de amor con Dios en medio de una vida tan acelerada.
La experiencia de formarme, encontrarme y servir a otros ha hecho que día a día me enamore del servicio y que ya no pueda visualizar una vida sin el abrazo y la compañía de mi Padre, que es todo Amor. Por eso a todas las personas que anden en esa búsqueda, les recomiendo que se regalen estos espacios porque en algún lugar nos está esperando nuestro Buen Pastor y que desde lo que somos podemos servir y darnos a los demás.

 

Por eso te invito a que te acerques al CEAR y descubras la verdad que habita en ti.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Artículos Destacados

SAN AGUSTIN Y LOS JOVENES

1/5
Please reload

Please reload

Please reload

© 2019 para Red CEAR.

Desarrollado por Panoramix.

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon